FANDOM


Un chico, al que le encantaba lo paranormal, específicamente el contactar con espíritus.

Fue a un almacén de dudosa procedencia asiática y compró una ouija por 150 pesos. Regresó a su casa con ansias de empezar con los rituales que a él tanto le atraían.

Puso la ouija sobre la mesa de su comedor, agarró el puntero, apagó las luces y prendió dos velas y un sahumerio de paso.

Empezó: preguntó si alguien se encontraba, aunque tenía interés por el tema, era la primera vez que jugaba.

Sí, había alguien. Preguntó: - ¿Sos un espíritu bueno?

El puntero marcó la letra "E" y se corrió a un costadito.

- ¿Quién sos?, ¿cómo te llamás?

El puntero volvió a marcar la letra "E", mientras este temblaba, y se volvió a correr. No supo qué preguntar...

- ¿Me vas a responder todo con E?

Otra vez, "E".

El chico quiso finalizar la sesión por la fuerza, a eso le sumó un insulto al espíritu. El puntero empezó a temblar, al igual que la mesa. El chico estupefacto se preguntaba qué pasaba, mientras su nerviosismo aumentaba. No supo nada más.

Mientras moría, se puso duro, casi como de piedra, igual de duro que el espíritu con el que contactaba, que era de Diego Maradona.